domingo, 21 de junio de 2015

¿EL CUENTO DE LA LECHERA?

En los comentarios de la anterior entrada ponía una tabla en el que partiendo de dos datos (porcentaje de ahorro sobre el salario y rentabilidad por encima de la inflación) se obtenía año a año la cobertura de gastos que se lograba con la rentabilidad obtenido (que no incluye sólo dividendos). Esa cuenta suscitaba algo de debate.



Voy a desarrollarlo un poco expresando en primer lugar el funcionamiento de la misma para que todos puedan construirla.


1.- Funcionamiento de la tabla.

  • Primera comuna: número de año.
  • Segunda columna: salario neto anual ingresado en la unidad familiar.
  • Tercera columna: ahorro neto anual. Esta es la primera de las variables que hará que esta tabla no le valga a todo el mundo. En mi supuesto pondré una capacidad de ahorro del 30%, que es lo que puse en los comentarios de la anterior entrada.
  • Cuarta columna: capital al inicio del año.
  • Quinta columna: rendimiento obtenido en el año. Esta es la segunda de las variables. Yo he supuesto en este ejemplo un rendimiento por encima de la inflación del 8%. El rendimiento que he puesto es por tanto el 8% del capital inicial del año más el 8% de la mitad del ahorro de dicho año (he supuesto que el ahorro es más ó menos lineal en el año, que se invierte y que por tanto aproximadamente se saca el 8% de la mitad de dicho ahorro… ó el 4% del total).
  • Sexta columna: capital a final del año = capital inicial + ahorro del año + el rendimiento del año.
  • Séptima columna: cobertura de los gastos = (rendimiento obtenido en el año ) / (salario neto anual – ahorro neto anual)… ó lo que es lo mismo, es el porcentaje de los gastos de casa anuales que son cubiertos  por la revalorización de la cartera.
  • Octava columna: Meses = (rendimiento obtenido en el año ) / ((salario neto anual – ahorro neto anual)/12)… ó lo que es lo mismo, es el número de meses de los gastos de casa que son cubiertos por la revalorización de la cartera.



2.- Entradas de datos

lunes, 8 de junio de 2015

CADA AÑO UN MES MEJOR

Acabo de terminar de leer dos libros de Robert Kiyosaki: “Padre rico, padre pobre” que llevaba algún tiempo queriendo leer y “El juego del dinero”, que viene a ser una extensión del primero.

Los clásicos ya sabréis que Kiyosaky es el autor de la expresión “la carrera de la rata”. Creo que la mitad del éxito de Kiyosaki se debe a haber creado esta nueva expresión para un viejo concepto de sentido común. El otro 50% de su éxito se debe a que es un extraordinario vendedor.


Los libros son recomendables, aunque en mi modesta opinión, tienen conceptos muy acertados y otros muy errados. Considero que los libros de estos grandes vendedores hay que leerlos con un fuerte espíritu crítico: abierto a las ideas, pero sabiendo que en muchas ocasiones sólo te están enseñando el lado amable de las cosas.


1.- La idea genial

Kiyosaki realiza la cuenta de pérdidas y ganancias y el balance de situación de cada uno de nosotros. En la primera pone “ingresos” y “gastos”. De la diferencia de ambos está el ahorro que alguien puede tener. En la segunda pone a la izquierda lo que denomina “activos”, según él bienes que producen ingresos pasivos y a la derecha los “pasivos”, según él bienes que consumen ingresos.

No es técnicamente “activos” y “pasivos” como se conoce en contabilidad. Así que para no confundir les llamaré “bienes productivos” y “bienes consumidores”.

(Pensamiento al margen: tengo claro que esto que estoy haciendo de “rebautizarlo” es un error para el 90% de las personas… Kiyosaki sabe lo que es un activo y un pasivo… y aún así prefirió utilizar esos términos porque también sabe que para el 90% de las personas es más fácilmente entendible y así VENDE más libros. Y esa es su profesión).