miércoles, 25 de marzo de 2015

ENTREVISTA 14/14


Vamos con la decimocuarta y última pregunta. Espero que os haya sido útil.

La iniciativa de esta entrevista partió de César, que ha comenzado un nuevo blog que os linko.

César ha tenido la idea de realizar una ronda de entrevistas lanzando cuestionarios a los blogueros que más le han llamado la atención. En su blog podréis ver tanto esta entrevista completa, como las que va haciendo y hará a otros ilustres blogueros. Lo considero una muy buena idea. Original y entretenida. Espero que lo disfrutéis.

Os dejo con la última pregunta:

14.               Y para terminar la pregunta del millón, ¿cuál es tu cifra? (entendiendo “cifra” como la cantidad de ingresos pasivos por la cual darías por conseguida tu independencia financiera)

Mi cifra es la que me permite amar lo que hago. Yo me siento realizado si me siento útil en mi trabajo, en mi familia, como profesor ó en mi sociedad. Soy un tío raro y seguramente rascándome la barriga me aburriría.

¿Cambiaría mi vida tener, por ejemplo, 3 millones de euros invertidos?. Algo sí que lo haría, pero no en lo más relevante. Por ejemplo, si en mi trabajo me permitiesen reducir la carga de trabajo ó disponer de 3 meses de vacaciones en lugar de uno sólo, entonces sería muy probable que lo mantuviese.


Muchas gracias por dedicar un tiempo a responder este cuestionario con el que poder conocer algo nuevo de los principales blogueros de la comunidad por la Independencia Financiera.


Sed buenos… si podéis,

martes, 24 de marzo de 2015

ENTREVISTA 13/14

Vamos con la decimotercera pregunta. Mañana la decimocuarta y última pregunta.


13.               ¿Por qué decidiste crear tu blog? ¿Qué te ha aportado en tu camino hacia la Independencia Financiera?

Lo pongo en mi primera entrada del blog: una conversación con un notario de Madrid, persona cultísima donde las haya, que me confesaba su gestión absolutamente nefasta de su patrimonio.

Me revolvía las tripas pensando… “si este tío, que tiene una de las mejores profesiones que existen está así… ¿cómo estará el españolito medio?”.

Eso fue en las navidades de 2010/2011. El 10 de julio de 2011, teniendo la idea de lo que quería contar muy clara, comencé el blog.

Al escribir todo esto veo que en los meses de Julio de cada 6 años pasa algo importante y positivo en mi vida:

o   7 de julio de 1999 compro mis primeras acciones: REE.
o   01 de julio de 2005 compro mis primeras acciones internacionales: IBM.
o   10 de julio de 2011 realizo mi primera entrada en el blog.
o   ¿Qué pasará en julio de 2017?. ¿Montaré un fondo de inversión ó una SICAV?.

Ahora en serio, comencé con una idea muy clara: formar en “educación financiera”. El proyecto realmente lo finalicé el 17 de abril de 2012. Desde entonces he añadido algunos puntos de vista adicionales, he dado un repaso al tema inmobiliario, he matizado algunas cosas como las de la diversificación, etc… pero la esencia de lo que quería contar está escrito entre julio de 2011 y abril de 2012.

Todo lo posterior es dar vueltas sobre los mismos conceptos.


Hago también un llamamiento ahora que estoy escribiendo menos debido a las clases que estoy dando: escribir un blog puede hacerse por muchos motivos, pero en todos ellos el bloguero se expone a la crítica y normalmente suele tener una motivación que busca la formación o al menos que busca compartir conocimientos y debatir. Pero es cansado y a veces puede ser desagradable. Mi petición (y no es por mi) es que los lectores agradezcan el esfuerzo que es el alimento principal del bloguero.

Lo digo porque en algunos blogs (afortunadamente no en el mío) he visto ataques furibundos a los autores. Yo puedo estar en desacuerdo con lo que el autor dice, pero desde el respeto al tiempo que se ha tomado el bloguero, le puedo realizar una crítica aportando mi punto de vista. Ser borde sobra. Aportar puntos de vista diferentes aporta. Todos somos mayorcitos.


Sed buenos… si podéis,

lunes, 23 de marzo de 2015

ENTREVISTA 12/13


Vamos con la duodécima pregunta. Mañana la decimotercera.


12.               ¿Cómo valoras el camino recorrido hasta ahora? ¿Cambiarías algo?

Lo fundamental creo que lo he hecho razonablemente bien; pero claro que cambiaría cosas.

Lo que no sé es si tendría la sabiduría para poder comprender los cambios sin haber cometido antes los errores. Es decir, creo que mis errores me han servido para aprender. Dudo que sin esos errores hubiese podido “aprehender” lo que ahora entiendo. Los errores cuestan dinero, pero a veces también valen el dinero que pagas por cometerlos.

Por mencionar algunas cosas que cambiaría y que puedan valer al novato:

1.- Habría comenzado a invertir un poco antes y sobre todo de manera más constante.
2.- Habría centrado la inversión desde el primer momento en la renta variable. Esto ahora lo tengo más claro, pero no así cuando empecé.
3.- Habría sido más cauteloso en las épocas gordas y más valiente en las depresiones. En este sentido decir que la crisis de la punto-com pasó por encima de mi; la del 2008 la gestioné bastante bien y con un poco de suerte la siguiente lo haré mejor.
4.- Me habría suscrito antes a la OCU.


Sed buenos… si podéis,

domingo, 22 de marzo de 2015

ENTREVISTA 11/14

Vamos con la undécima pregunta. Mañana la duodécima.


11.               El método de invertir para los que buscamos alcanzar la Independencia Financiera vía dividendos es el de “buy and hold” (comprar y mantener) pero ¿valorarías vender las acciones de alguna de las empresas que tienes en cartera si su cotización aumentara de forma espectacular?

Se supone que un inversor “Buy & Hold” puro compra valores sólidos y los mantiene siempre con independencia de lo que hagan las cotizaciones. Además muchos de los que siguen esas inversiones buscan empresas que tengan un buen historial de reparto de dividendos.

Es una filosofía de inversión que respeto mucho, pero yo no me considero un inversor “Buy & Hold”, sino un “value”.

Si tengo una acción que he comprado, ha subido mucho y considero que empieza a estar cara, me impaciento y busco oportunidades. Si las encuentro y la diferencia creo que me compensa pagar a Hacienda, entonces vendo y roto el valor.

El año pasado lo hice con Tubacex, en enero de este año lo he hecho con TEVA y hace nada lo he hecho con la mitad de las acciones más antiguas que tenía: BMW.

No creo que tenga sentido ahorrar el 20% sobre las plusvalías (que no sobre el valor) que hay que pagar a Hacienda y retener un valor que estás seguro de que ya no vale lo que se paga por él en el mercado.

Puesto en números: si compras algo en 100€, sube a 150€ y crees que no los vale, entonces no me importa pagar a Hacienda 10€ (el 20% del beneficio) para comprar algo que con lo que intentaré ganar otros 40€.

Respecto a la búsqueda de los dividendos, creo que es algo sano ya que se elimina la tentación de que los directivos busquen alguna compra ruinosa que alimente su “ego” a costa de la cartera de los accionistas. Sin embargo opino que lo mejor que pueden hacer las empresas con su beneficio es comprar acciones de su propia empresa y amortizarlas. Es un pago al accionista que no tributa a Hacienda y super-efectivo ya que supone que el siguiente beneficio por acción va a ser superior y con ello la cotización aumenta.


Sed buenos… si podéis,

sábado, 21 de marzo de 2015

ENTREVISTA 10/14


Vamos con la décima pregunta. Mañana la undécima.


10.               Pongámonos en el supuesto de que ya tienes tu Cartera totalmente formada ¿qué peso tendrían en ella las acciones españolas, americanas, europeas y del resto del mundo?

Esta pregunta no tiene una respuesta única que no cambie en el tiempo.

Hay muchos que tienen todo en España y que en los foros y en los comentarios de los blogs escriben que están pensando irse a Estados Unidos. Yo mismo estuve mis primeros 6 años de inversor metido sólo en España. El año pasado tenía más del 50% de la inversión en dólares y sin embargo hoy estoy más tratando de bajar la exposición al dólar, que pensando en subirla.

Hoy por hoy y siempre hablando de acciones, creo que estaría cómodo con un 30% en Estados Unidos, 30% UK, 20% España y 20% resto de Europa.

Pero igual en 6 meses te respondo otra cosa. Dependerá de la evolución de las monedas, de las cotizaciones, de la situación política de cada país y de la evolución de la economía “macro”.


Sed buenos… si podéis,

viernes, 20 de marzo de 2015

ENTREVISTA 9/14


Vamos con la novena pregunta. Mañana la décima.

9.                  ¿Cuentas ya con empresas extranjeras en tu cartera? ¿hasta qué punto consideras importante la diversificación geográfica y sectorial de tu cartera?

Mi primera acción extranjera fue IBM. La compré el 01 de julio del año 2005 por 74,8$. Desde entonces hasta ahora nunca he realizado diferenciación entre si una acción cotiza en el mercado nacional o en algún otro extranjero. Si considero que la mejor acción que conozco y puedo comprar está en España, la compro y si está fuera también.

En caso de que considere que hay dos acciones con similar potencial, entonces y sólo entonces compro la nacional. Pero en cuanto la extrajera la supera no lo dudo y entro en la extranjera.

Esto no es válido si se hacen compras de poco importe en el que las comisiones supongan un porcentaje relevante; pero en cuanto el importe sube la diferencia del importe de las comisiones –que suele ser mayor en las empresas extranjeras- se diluye.


Sed buenos… si podéis,

jueves, 19 de marzo de 2015

ENTREVISTA 8/14


Vamos con la octava pregunta. Mañana la novena.


8.                  ¿Qué número de acciones tienes actualmente en cartera? ¿Cuántas más te gustaría llegar a tener?

El grado de diversificación adecuado es uno de mis temas favoritos. Considero que el número de acciones debe variar entre un mínimo de 10 y un máximo de 20. Depende del estilo de inversión y de la experiencia acumulada. Hablo de ello detalladamente en mi blog en un par de artículos que considero de lo mejor del blog (este fue el primero y este otro una revisión del primero).

Para mi perfil -mucho más “value” que “Buy & Hold-” y experiencia -más de 15 años- tengo 10 acciones y 2 fondos. Trato de no tener menos de 10 acciones y no pasarme de 15. Soy consciente de que estoy bastante concentrado y que asumo un mayor riesgo por ello, pero es parte de mi estilo de inversión.

Posiblemente durante este año pase a tener 12 acciones, ya que cada vez veo menos claro el panorama.

Para gente que esté empezando le recomendaría que estuviese cerca de las 20 acciones. Y para un perfil puro de B&H también. Es la forma de que, (1) en el caso de un novato los errores no duelan tanto; y (2) en el caso de un B&H puro de los que no vende por no pasar por taquilla de Hacienda, que las necesarias correcciones de los valores que se ponen caros, duelan menos.


Sed buenos… si podéis,

miércoles, 18 de marzo de 2015

ENTREVISTA 7/14


Vamos con la séptima pregunta. Mañana la octava.


7.                  En base a tus experiencias como inversor ¿qué consejos darías a alguien que esté pensando en iniciarse en el camino de la Independencia Financiera?

Que comience cuanto antes, pero poco a poco. Se aprende de los errores e inevitablemente deberá cometerlos. Mejor cometerlos joven, para que cuando tenga mayor capital a gestionar cometa menos errores.

También que se busque asesoramiento independiente. En este ámbito creo que la suscripción a las revistas de inversión de la OCU tiene mucho sentido.

Un último consejo: que lea mucho. Sobre el mundo de la inversión basta con que lea 3 o 4 clásicos como “El inversor Inteligente” o los de Peter Lynch. Pero no sólo esos sino que lea libros de marketing y de estrategia empresarial para comprender la dinámica competitiva. La mejor aproximación al respecto que he visto, en libros de inversión (no de negocio) son los libros de Fisher… pero mejor aún si son puros de gestión empresarial.


Sed buenos… si podéis,

martes, 17 de marzo de 2015

ENTREVISTA 6/14

Vamos con la sexta pregunta. Mañana la séptima.


6.                  ¿Qué conocimientos tienes sobre los mercados bursátiles? ¿Cómo los has adquirido?

El mejor conocimiento lo da la experiencia. Nunca he aprendido como con las dos grandes crisis. Es la mejor escuela. Es la que te enseña a contener las emociones; las buenas en época de euforia y las malas en época de depresión. Eso es fundamental en la vida.

Además la Organización de Consumidores y Usuarios, de la que soy miembro ha influido notablemente en mi estilo de inversión. No son infalibles, pero aciertan más que fallan.

También he adquirido conocimiento leyendo a foreros ilustres. Aprendes a hacer algunos números, etc…

Y una fuente importante de conocimiento lo he adquirido con la experiencia en mi trabajo y con la formación en el Instituto de Empresa. Y no porque en el IE den cursos de inversión (desconozco si los dan); sino porque a través de la formación y de la experiencia en la empresa aprendes el verdadero significado de que no se puede valorar una empresa mirando por el retroviso (en referencia a las cuentas pasadas) sino comprendiendo las estrategias competitivas, las barreras de entrada en los negocios, las fortalezas-debilidades-oportunidades-amenazas de la empresa y del sector, etc… todo eso, que es esencialmente cualitativo, es lo que a largo plazo va a hacer que una empresa siga en pié 20 años después o quiebre. No las cuentas de este año.



Sed buenos… si podéis,

lunes, 16 de marzo de 2015

ENTREVISTA 5/12


Vamos con la quinta pregunta. Mañana la sexta.



5.                  ¿Crees que está al alcance de cualquier ciudadano de a pie?

En mi opinión el término “Independencia financiera” está cogiendo demasiada difusión. Creo que es mejor hablar de “Inteligencia financiera”.

Hay mucha gente que tiene ingresos muy justos y una familia que mantener. Esos pueden ahorrar lo justo, invertir lo justo y tienen muy lejos esa supuesta “independencia financiera”.

Además la búsqueda del dinero por el hecho de ser independiente no lo considero un bien en sí mismo. Puede ser más satisfactorio ayudar a otras personas y disfrutar con tu trabajo que esa supuesta “liberación de las cadenas”.

La parte negativa del término “independencia financiera” nos lleva a pensar en un trabajo esclavizante con el que no disfrutamos y que sólo soportamos por el dinero. No se puede vivir así durante 30 años tratando de ahorrar para ser “independiente” y eliminar tu odioso trabajo de tu vida…. para entonces tu vida habrá pasado y nada tendrá sentido.

Hay que amar lo que haces y si no te gusta lo que tienes hay que ser proactivo y tratar de cambiarlo, tratar de mejorarlo, de humanizarlo.

Lo que yo persigo con mi blog no es exactamente animar a la gente a que busque la “independencia financiera”, sino la difusión de elementales normas de sentido común que den “inteligencia financiera”. Y eso sí que está al alcance de todo el mundo y puede hacer que el futuro sea mejor.

No se puede permitir que por incultura financiera (que no está reñida con la cultura en otros ámbitos) la gente tire por el retrete sus ahorros y de paso su futuro. En eso hay mucho que trabajar en este país.

Por tanto mi respuesta es: “Hoy en día, gracias a la difusión de contenido en la web, todo el mundo tiene a su alcance obtener los conocimientos suficientes que le permitan tener “inteligencia financiera”. El conseguir o no la “independencia financiera” dependerá de las circunstancias de cada uno; pero el vivir mejor año a año está al alcance de todos”.

Sed buenos… si podéis,


domingo, 15 de marzo de 2015

ENTREVISTA 4/14


Vamos con la cuarta pregunta. Mañana la quinta.


4.                  ¿Qué opina tu entorno de todo esto? ¿Han encargado ya la camisa de fuerza?

Si por “entorno” hablamos de mi familia, te respondo que simplemente me dejan hacer. Saben que me gusta, los resultados son lo suficientemente buenos y consistentes ya durante estos más de 15 años (a pesar de las dos grandes crisis) como para que se despreocupen. Saben que no me apalanco y que no suelo hacer locuras. Se fían.

Si por “entorno” te refieres a amistades y conocidos… esos me mirar raro. Si alguien de mi entorno me pregunta le doy mi opinión, algunos escuchan, otros pasan y yo tampoco trato de convencerles. No hay peor consejo que el no pedido.

Además cada vez que alguien me pregunta les digo: “¿Cuánto estás dispuesto a perder?”. Esa pregunta suele ser respondida en más de la mitad de las ocasiones con una sóla palabra: “nada”. Y claro le recomiendo un fondo monetario o un depósito y a correr.

Sed buenos… si podéis,


sábado, 14 de marzo de 2015

ENTREVISTA 3/14


Vamos con la tercera pregunta. Mañana la cuarta.



3.                  ¿Cuándo y por qué decidiste iniciar el camino hacia la Independencia Financiera?

En el año 1998 comencé a invertir, primero en fondos de renta fija, luego en un fondo sectorial sanitario y finalmente en la OPV de REE compré mis primeras acciones. Fue el 7 de julio de 1999 cuando me adjudicaron 690 acciones de REE a un precio de 8 euros/acción.

Después de REE vinieron muchas otras. Tuve fuertes revalorizaciones durante un par de años y luego vino el crash de las punto-com que a pesar de que no me hizo excesivo daño, dado que entonces tampoco tenía demasiado capital invertido, sí que me dio un revolcón de novato, me pasó por encima y me hizo replantearme muchas cosas. Sin duda esa gran crisis me ha influido mucho y me ha hecho ser mucho más prudente en la gestión del capital.

Por tanto la respuesta a la pregunta sería: “lo inicié de forma imprudente en 1998; desde el 98 hasta el 2005 tuve un periodo de aprendizaje y de travesía por el desierto; a partir del año 2005 comencé el camino con una estrategia clara, bastante experiencia y con mucha más cabeza.”

Sed buenos… si podéis,


viernes, 13 de marzo de 2015

ENTREVISTA 2/14


Vamos con la segunda pregunta. Mañana la tercera.

2.                  Albert Einstein dijo que “el interés compuesto es la fuerza más poderosa de la galaxia” ¿cómo ha cambiado tu vida el descubrimiento del tipo de interés compuesto?


En el año 96 acababa de comenzar a trabajar y recuerdo que cayó en mis manos el libro “La bolsa o la vida” de Joe Domínguez. En él se explicaba perfectamente el poder del tiempo y el interés compuesto en la inversión. Es un pelín exagerado, pero vale para contrarrestar la sociedad de consumo en la que vivimos y dar otro punto de vista.

En ese momento de mi vida estaba más preocupado por eliminar lo antes posible las deudas (hipoteca) evitando “el interés compuesto negativo” que por hacer crecer la columna de los activos.

Sin duda comprender la magia del interés compuesto es algo muy positivo, que hace que año a año la situación financiera vaya cada vez a mejor. Es algo básico que debería enseñarse en la escuela.

Sed buenos… si podéis,


jueves, 12 de marzo de 2015

ENTREVISTA 1/14


Voy a publicar de forma diaria una entrevista que me acaban de realizar. Son un total de 14 preguntas con sus correspondientes respuestas que irán apareciendo día a día en el blog… a razón de una al día. Deseo que os hagan pensar, las debatáis y sobre todo que las disfrutéis.

Aquí tenéis la primera. Mañana la segunda. Así durante dos semanas con publicación diaria.


En primer lugar, muchas gracias Inversor Prudente por acceder a esta rueda de entrevistas con los principales blogueros de la comunidad por la Independencia Financiera.
Iniciemos el cuestionario:


1.       ¿Cuándo y cómo fue tu descubrimiento del término Independencia Financiera?

Cuando era un niño mi abuelo me explicaba que había personas que habían gestionado correctamente su dinero y que lograban vivir de sus rentas. Los llamaba “rentistas”. Yo no tendría más de 13 años y aún me acuerdo de cómo me sedujo la idea. Él lo llamaba con otras palabras, pero es lo mismo a lo que hoy se le llama “independencia financiera”.

Recuerdo además cómo me decía: “la gente se cree que porque alguien tenga un buen coche tiene mucho dinero y que le pueden fiar dinero sin tener riesgo de impago… y yo les digo que están equivocados porque no tienen ni idea de si ese cochazo lo tienen pagado o si por el contrario lo tienen con créditos que no pueden pagar”.

Sin duda esas palabras influyeron en mi relación con el dinero años después. La primera idea hablaba de una meta a alcanzar y la segunda de lo importante que es el ahorro y de lo que hoy en la blogosfera se le llama “la carrera de la rata”.


Sed buenos… si podéis,