martes, 24 de septiembre de 2013

CRASH BURSATIL

Agosto de 1998: el Ibex lleva 3 años encadenando subida tras subida, en ese tiempo ha pasado de los 3.000 puntos a valer 10.400 puntos, una espectacular subida de casi el 250%. Todo es euforia y los telediarios abren con las subidas de la bolsa. La gente acude en masa a la bolsa.
Y se desencadena la crisis rusa del 98. Los bajos precios del petróleo hacen que grandes empresas no atendiesen el pago de sus impuestos… el temor a la devaluación del rublo a un default en el pago de su deuda hundió a los mercados. En dos meses el Ibex perdió un 32% de su valor.
Historias como esta se pueden relatar cientos en el mundo de la bolsa. E incluso más graves. La crisis del 98 se supero razonablemente rápido y es muy bonita como objeto de estudio, ya que habrá muuuucha gente que en esos dos meses se vieron absolutamente expulsados del mercados ya que habían metido más dinero del que debían en bolsa.
Esa gente dormiría mal, sufriría viendo como su ambición le había jugado una mala pasada y como perdían dinero que les había costado mucho ganar. Muchos venderían con suculentas pérdidas… para ver como apenas 3 meses después el mercado volvía a estar en los mismos niveles. Pero ellos se quedaron fuera.
Crisis de las puntocom. Año 2000. En marzo teníamos el Ibex en 12.500. Comienza un leeeeento y desesperante declive que lleva al Ibex a mínimos de 5.300 puntos en octubre de 2002. Una leeeenta bajada del 60% en dos exasperantes años que expulsó a la mayor parte de los minoritarios del mercado. Pocos tuvieron el suficiente cuajo como para aguantar un chaparrón tan duradero. Y eso que no hablo de acciones particulares como Terra y compañía… donde las pérdidas fueron cercanas al 100%.
¿Y qué hay de la actual crisis?.

jueves, 19 de septiembre de 2013

EL DILEMA DE LA VENTA DE ACCIONES

Uno de los comentarios que habéis aportado al blog toca un tema interesante: ¿Cuándo vender?. Me he acordado de esa pregunta estos días, viendo como uno de los valores que tengo comprados (el menos prudente de todos) se está desmadrando hacia arriba. Analicemos ese caso que ayudará a completar la pregunta de ¿cuándo vender?.
En concreto se trata del TUBACEX. La compré el día 2 de mayo a 2,18€. Hoy día 19 de septiembre está cotizando en los 3,22€…. Es decir que en poco más de 4 meses lleva una subida del 48% ¡!!.
¿Debo vender y poner a salvo esa gran revalorización?. ¿Debo mantener la acción y dejar correr los beneficios?. ¿Debo poner un stop-loss?. ¿Cómo debo considerar el tema fiscal?. Trataremos de responder a todas estas preguntas bajo el prisma de un inversor prudente.
En primer lugar indicar que Tubacex es el valor menos prudente de mi cartera. Antes de responder a si debo o no venderlo debo pensar en los motivos por los que compré ese valor y pensar si los motivos por los que compré han cambiado o no.
¿Qué vi en el valor el día 2 de mayo cuando lancé la orden de compra a 2,18€?.
Haciendo los cálculos que ya he explicado en otras entradas, la posición que veía de Tubacex era la siguiente:

Como siempre la cotización promedio está un poco “a huevo”. De forma gráfica:

martes, 10 de septiembre de 2013

VALORACIÓN DE INTEL


A mediados de junio analicé la empresa BMW y nos salía un escenario promedio de rendimiento del 8,1%, uno optimista del 18,4% y como propietario saldría una rentabilidad del 11,3% y una rentabilidad adicional sobre beneficios retenidos del 16,2% anual. Concluíamos que BMW era una buena acción que merecía ser tenida en cuenta y no sé si por acierto o por casualidad pero desde aquello la cotización ha pegado un impulso al alza de cerca del 13%. A esto le ayuda que BMW sigue cumpliendo sus previsiones y batiendo record de ventas de automóviles…
En la misma entrada hablábamos de la dificultad de detectar una acción con este potencial cuando en el año 2009 la empresa casi entró en pérdidas, pasando de un beneficio de casi 5€ en 2007 a 0,3€ en 2009…
Y apunté a una situación parecida, salvando las distancias, para el caso de Intel. Veamos Intel.
Intel está reduciendo su beneficio desde el 2011 como consecuencia de un error estratégico y es que es el número 1 del mundo en procesadores para ordenadores, pero llega muy tarde al mercado de las tablets y teléfonos. Aparentemente ha subestimado o al menos no ha sabido triunfar en el mercado de las tablets y móviles…y eso está dinamitando sus ventas.
La dirección de la empresa se ha caído del guindo y parece que reacciona, habiéndose adjudicado un contrato con Samsung. Parece un muy buen primer paso para comerse este mercado que cuenta con la garantía de ser el mejor del mundo en el mercado gemelo destinado a ordenadores. No me cabe duda de que es una mala noticia para su competencia, que vivía muy bien mientras Intel les dejó solos en ese nicho tan jugoso.
Los procesadores para PCs suponen el 65 de las ventas y los procesadores para servidores el 20%
Con ese error estratégico el beneficio está en caída y su cotización renquea:
Poniendo los datos en forma gráfica (beneficios y dividendos en la escala de la izquierda y cotización media anual – un poco “a huevo” – a la derecha queda lo siguiente: