lunes, 17 de junio de 2013

VALORACIÓN DE BMW – parte 2

En la entrada anterior, veíamos que si BMW es capaz de mantener el crecimiento del beneficio que lleva en los últimos años nos podía suponer una rentabilidad del 18,4%. Igualmente veíamos que si hacíamos la valoración desde el punto de vista del propietario de la empresa obtendríamos un rendimiento inicial del 11,29% y una rentabilidad adicional sobre los beneficios retenidos del 16,23% anual.
Pero… ¿se vería igual de bonito en el año 2009 cuando los beneficios habían caído casi a 0?. Analicemos que es lo que veríamos si nos situamos en medio de una de las mayores tormentas que ha tenido BMW.
La cotización la teníamos por los suelos, sobre los 28€ y eso que había marcado mínimos de 17,1€… es decir, ya habíamos tenido un incremento de +63% en la cotización. Esta subida tenía sentido porque el mercado esperaba pérdidas cuando dicha valoración era mínima y luego se vio que la sangre no era tan fuerte como se preveía.
Sin embargo el año fue un desastre: beneficio de 0,31€/acción, dividendo de 0,30€/acción, es decir prácticamente todo el beneficio…

Vemos en primer lugar los números que podíamos ver entonces:

Dividendo
Beneficio
Cotización
2000
0,46
1,63
35
2001
0,52
2,77
38
2002
0,52
3,00
40
2003
0,58
2,89
31
2004
0,62
3,30
36
2005
0,64
3,34
37
2006
0,70
4,01
40
2007
1,06
4,78
45
2008
0,30
3,51
30
2009
0,30
0,31
28


Poniendo los datos en forma gráfica (beneficios y dividendos en la escala de la izquierda y cotización media anual – un poco “a huevo” – a la derecha queda lo siguiente:

Valoración como “rentista” – estricta.
Si aplicásemos de forma estricta la metodología explicada en la anterior entrada veríamos que en estos 9 años, BMW ha pasado de un beneficio de 1,63€/acción a uno de 0,31€/acción… es decir que se ha reducido el beneficio a razón de una tasa compuesta del -16,8%.

viernes, 14 de junio de 2013

VALORACIÓN DE BMW

He dedicado poco tiempo a la selección de activos y mucho a la gestión de riesgos. Vamos a divertirnos un poco con la valoración de BMW.
BMW ha sido probablemente la acción con la que más dinero he sacado en mi histórico  de inversión. En 3 años y medio (entre mayo de 2008 y primeros de 2012) le saqué un 71% de beneficio entre dividendos y revalorización de la acción. Tuve que vender porque necesité el dinero para otros fines y a mediados de 2012 pude volver a comprar llevando de momento un 25% adicional (sigo en el valor).
Sin embargo, he comprado BMW básicamente porque copio las mejores ideas de Bestinver. Porque me fío de su criterio. Porque confío más en su criterio que en mis números. Al aplicar mi método de valoración de activos con BMW siempre me salía que era una acción cara. Muy probablemente porque no era capaz de fiarme de la capacidad de sus directivos de salir de la crisis. Porque no hice una buena proyección de resultados.
El método que he explicado en anteriores entradas va de evaluar la inversión en una acción como si fuera un “rentista”; es decir como si fuera alguien ajeno a la empresa, que compra la acción para percibir un dividendo y vender al cabo de un tiempo la inversión.
Vamos también a analizar la inversión en BMW como si fuéramos los propietarios de la acción. Así podremos comparar métodos y resultados.

Vemos en primer lugar los números desde el año 2000: beneficios, dividendos y cotización actual de BMW.

Poniendo los datos en forma gráfica (beneficios y dividendos en la escala de la izquierda y cotización media anual – un poco “a huevo” – a la derecha queda lo siguiente: