martes, 28 de mayo de 2013

LECCIONES APRENDIDAS DE NUESTRO AMIGO JUANITO

En esta nueva serie de entradas en el blog he querido usar un amigo imaginario, Juanito, para ilustrar con un ejemplo claro los problemas a los que se enfrentan muchos ciudadanos que viven el día a día sin preocuparse por realizar una mínima planificación financiera.
El ejemplo expuesto es muy ilustrativo y puede ser representativo de un buen número de personas que nos rodean. En mi caso particular lo puedo aplicar tanto a jóvenes que llevan poca experiencia laboral y por tanto también de vida independiente, como a profesionales claramente asentados con amplia experiencia en muy diversos campos pero nula cultura financiera.
Repasemos las lecciones que hemos aprendido (y espero que aprehendido):

1.- Es necesario llevar una mínima contabilidad casera, que nos permita ser conscientes de cuál es el estado real de nuestra economía y que nos ayude a tomar medidas de planificación a corto y medio plazo.
2.- Esa mínima contabilidad debe contemplar cómo mínimo un balance mensual (bienes y deudas) y una cuenta de ingresos, gastos y variaciones patrimoniales. Realizar dicho ejercicio en un excell no lleva más de una hora al mes y tiene múltiples beneficios.